Germinados

Skills: Cuidados

Los germinados es uno de los pocos alimentos que ingieren nuestras aves cuando aún están vivos, lo cual aumenta enormemente su valor nutricional.


Las semillas germinadas son brotes llenos de vitalidad. Su excepcional cantidad de nutrientes las hace indispensables.

El contenido nutricional de las semillas germinadas es equiparable al de las frutas y verduras, pero las superan en cuanto a su riqueza enzimática y en clorofila, muy importante por su acción antianémica, revitalizante y antitóxica. Todo ello los convierte en alimentos completos que pueden contribuir a corregir las carencias de la alimentación moderna.

Los germinados son únicos ya que están disponibles en cualquier época del año y en cualquier lugar del mundo. Francamente yo no les suelo hacer germinados, falta de costumbre. Solo lo hago cuando pienso en ello. Pero recordad que las propiedades nutricionales de los germinados son altísimas.

germinados
Por ejemplo en cuanto a proteínas, los germinados de alfalfa, girasol y rabanito poseen un 4%, mucho más que muchas verduras. Los germinados de soja o de guisantes, con un 27% de proteína son comparables al porcentaje de la carne, la leche y los huevos, pero sin el gran contenido en grasa.

Los germinados de cereales y algunas semillas como el trigo y las pipas de girasol, son ricos en grasas. Mientras la grasa de la harina y el germen de trigo se enrancian muy rápidamente, las grasas en los germinados duran semanas. El tan afamado aceite de germen de trigo es roto en fracciones de ácidos grasos esenciales de los cuales más de un 50% es Omega 6. Mientras que el aceite de girasol es la mejor fuente de ácidos omega 6, los germinados de girasol hacen esas grasas más digestivas y asimilables. 

Existe una gran gama de semillas que se pueden utilizar para hacer germinados.. Os presento algunas:

ALFALFA:

Son pequeñas, del tamaño del ojo de una aguja y de color tostado. A menudo se las confunde con granos pero se trata de legumbres. La alfalfa es originaria del norte de África y actualmente se cultiva en todo el mundo. Tiene una gran riqueza nutritiva por lo que podemos considerarla la Reina de todos los germinados. Contiene enzimas que favorecen la digestión.
Proporciona la vitamina U (metilmetionina) que protege la mucosa digestiva favoreciendo la curación de gastritis y úlceras. Ofrece un altísimo contenido de vitaminas (A, B, C, E, K) y minerales (manganeso, calcio, fósforo, potasio, magnesio, azufre, selenio, zinc, hierro y cobalto). Es antiinflamatoria y depurativa. También proporciona una cierta cantidad de proteinas.

Las mayores propiedades las tiene cuando los brotes tienen unos cuatro centímetros. Las semillas Bajo luz indirecta desa- puesto a la luz sintetiza clorofila. Aporta gran cantidad de calorías, por lo que es ideal en los meses de invierno. 

ALPISTE:

Es demulcente (moliente, relaja y ablanda las partes inflamadas) y diurético. Es tambien un refrescante para los calores.

ARROZ:

Obviamente el arroz blanco no germina; ha de ser integral de la mejor calidad biológica o ecológica. Aún así no es fácil que lo haga por lo que recomiendo empezar con otras semillas. No tiene muchas proteínas pero sí una buena fuente de niacina, vitamina E, fósforo, potasio, magnesio, sodio, calcio y silicio. Es un cereal muy equilibrado en cuanto a su composición (hidratos, grasas y proteínas ). 

Germina fácilmente siempre que haya sido secado de forma natural. Si se le ha aplicado calor artificialmente pierde su capacidad germinativa. A veces puede que se hinche y no le surja brote, pero se puede servir igualmente.

Se recomienda utilizar cuando la raíz tenga el tamaño del grano.

AVENA:

La avena tiene un alto contenido de silicio, elemento necesario para el desarrollo de las estructuras musculares, cerebrales y nerviosas. Es rica en vitamina B. y E, proteínas, carbohidratos, fibra y minerales como el flúor, zinc, fósforo, hierro y manganeso.. El proceso de germinación es similar al del trigo. Según el grado de calor, necesita tres o cuatro días. Se puede consumir aunque no haya brotado el tallo.

BERRO:

se le considera muy adecuado para combatir los síntomas de la fatiga primavera. Además de alcalinizar y depurar la sangre neutraliza el exceso de toxinas. También regula el metabolismo. Es rico en hierro, fósforo, manganeso, cobre, zinc, yodo, calcio y vitaminas A, B2, E y especialmente C.

CACAHUETE:

Se le quita la cáscara antes. Es una simiente de altísimo contenido en proteinas. Utilizar cuando el brote tenga tres centímetros de largo.

CAÑAMON:

Rica en grasas y proteinas.

CEBADA:

En la Grecia antigua se comía para desarrollar cuerpos fuertes, por su alto contenido de calcio orgánico. La cebada además provee al cuerpo de calor y favorece el desarrollo de una cierta cantidad de grasas. Es el cereal más apropiado para el invierno. Igual que la avena, se puede consumir aunque no haya salido el tallo.

CENTENO:

Proviene del Asia occidental y del Oriente medio. De todos los cereales, el centeno es el más consistente. Se parece al trigo, tanto en tamaño como en forma, aunque su color es gris. Los brotes de centeno tienen un sabor dulce que indica una alta presencia de carbohidratos. También contiene proteínas, fósforo, potasio, magnesio y las vitaminas B y E. Se pueden germinar junto con lentejas y trigo. Utilizar cuando el brote tenga el tamaño del grano.

Su alto contenido de vitamina E, lo convierte en el cereal idóneo para fomentar i preparar la cria. Mirar las propiedades de la vitamina E.

GARBANZO:

germinados no producen gases durante la digestión. Son ricos en carbohidratos, fibra, calcio, proteínas, magnesio, potasio y vitaminas A y C. Utilizar cuando la raiz tenga un cm.

Antes de germinarlos, descarte todas las semillas que hayan perdido su color natural, los garbanzos rotos y los que no tengan la piel. Los garbanzos se pueden germinar junto con lentejas y trigo para completar sus nutrientes.

GUISANTES:

Son legumbres originarias de la costa mediterránea. Utilice siempre guisantes enteros, los que están partidos no germinan. Su ingestión permite obtener proteínas, carbohidratos, fibra, vitamina A, así como minerales vitales para la salud como hierro, potasio y magnesio. Los guisantes verdes proporcionan además clorofila.

LENTEJAS:

Provienen del Asia central, son pequeñas, con forma redondeada y plana. Utilice lentejas verdes para germinar en casa porque a las rojas se les saca la piel tras su recolección y es bastante dificil.

En brotes retrasan el envejecimiento y son ricas en proteínas, vitamina B, C, cobre y hierro. Germinan muy fácilmente pero casi siempre requieren dejarlas en remojo una noche. Utilizar cuando el brote tenga uno o dos centímetros.

MAÍZ:

Proviene de América y se le atribuyen propiedades de dar mayor vigor y resistencia con un consumo regular. Es un cereal con un alto contenido en magnesio, elemento químico necesario para conservar la tensión muscular especialmente en el tracto intestinal. Es un germinado que genera movimiento y fortaleza. Se aconseja utilizar maíz dulce para germinar y desechar las cascarillas del maíz germinado.

MIJO:

Es un cereal conocido desde la antigüedad. Se sabe que en el año 500 a.C. Pitágoras lo recomendaba a los vegetarianos griegos. En investigaciones arqueológicas se ha descubierto que era conocido incluso por el hombre prehistórico. Su alto valor nutritivo es muy elevado y contiene un buen balance de aminoácidos esenciales y es rico en minerales, sobre todo en calcio y en vitaminas, especialmente riboflavina y lecitina.

Para germinar es mejor utilizar el que lleva cáscara. El germinado de mijo también se puede consumir aunque no le brote el tallo.

MOSTAZA:

es el germinado más picante. Adecuado para tratar trastornos digestivos como gastritis, enteritis, etc. Es rica en vitamina C, proteínas y lípidos.

NEGRILLO:

Se trata de un fruto extraordinariamente energético (basta comprobar su alto contenido en aceites; un 40%.

PIPAS DE CALABAZA:

Las pipas de calabaza peladas tienen un color verde oscuro; son mayores y mas sabrosas que las de girasol el mejor momento para tomarlas es a las 24 horas de ponerlas a germinar, cuando se hinchan. Para germinar es necesario pelarlas. Utilizar cuando el brote tenga medio centímetro (luego el grano amarga, aunque se puede consumir el brote sólo). Son ricas en proteínas, grasas insaturadas, vitaminas B, F y E (ácidos grasos esenciales), calcio, hierro, fósforo, yodo, potasio y magnesio. Son especialmente útiles estas semillas para tratar parasitosis intestinales

PIPAS DE GIRASOL:

Las pipas de girasol gran cantidad de proteínas, grasas insaturadas, vitaminas D y E además de calcio, fósforo, hierro, iodo, potasio, magnesio y zinc. Son una buena fuente de ácidos grasos esenciales que se malogran cuando se tuestan. Se les despoja de la cáscara antes de germinarlas. Hay que procurar no mojarlas demasiado. Utilizar cuando el brote tenga el tamaño de la semilla.

QUINOA:

Es un cereal procedente de Sudamérica, y el alimento preferido de los incas. Los germinados de quinoa proporcionan una extraordinaria vitalidad.

RÁBANO:

útil para combatir digestiones pesadas y para calmar la tos. Contiene abundante clorofila. Rica en azufre, hierro, yodo, vitaminas C y B1

SÉSAMO:

Las semillas de sésamo son ricas en fibra, proteínas, grasas, vitaminas B y E. en ellas hay gran cantidad de minerales, especialmente magnesio, potasio, hierro, fósforo, y calcio. De hecho, la leche que se puede hacer con semillas de sésamo contiene casi tanto calcio como la leche de vaca.

SOJA:

germinada contiene proteínas que dan lugar al aminoácido metionina, de efecto relajante. También fortalece el sistema nervioso y contribuye a rebajar el exceso de colesterol. Sus semillas germinadas son ricas en vitaminas A, C, E, B2, B3, hierro y potasio. Utilizar cuando el brote tenga unos cuatro centímetros.

germinado soja

TRÉBOL:

La simpática planta de la suerte produce unos germinados largos y finos, parecidos a los de la alfalfa aunque con un sabor más consistente, y que adquieren clorofila con facilidad.

TRIGO:

Es, sin duda, la base de la alimentación mundial, puesto que proporciona a la humanidad muchas más proteínas y calorías que cualquier otro comestible. La mejor variedad para tal propósito es el trigo suave de primavera. El trigo germinado es rico en proteínas, magnesio, fósforo y vitaminas B y E. También contiene carbohidratos, productores de energía. Añádalo a las ensaladas 

Previene infecciones, remineraliza, regenera las células y sirve para tratar trastornos nerviosos. Utilizar cuando el brote tenga uno o dos centímetros.