Aves migratorias, algunas curiosidades…

Skills: Curiosidades

Con la aproximación de los cambios estacionales, el cielo de todo el mundo se llena de distintas especies de aves que viajan durante semanas e incluso meses en busca de un lugar donde el invierno.

La migración y factores influyentes
Los movimientos estacionales que numerosas especies y poblaciones de algunas aves realizan cada año se denominan migraciones. Sólo se consideran como migratorias a las aves que todos los años viajan para pasar los meses de invierno en sitios donde la estación es menos cruda que en su lugar de origen, donde ellas crían.
El resto de pájaros puede migrar en el caso de que haya falta de alimento o de espacio. La variación del clima está propiciando que muchas de las que en principio se consideran dentro de los grupos de aves residentes, empiecen a desplazarse a otros lugares. Estos movimientos tienen varios nombres: irrupciones -aumento de población rápido y repentino en una zona que decae rápidamente-, nomadismo y dispersiones -una población concentrada en un área se separa poco a poco para ocupar otros lugares no muy lejanos- entre otros.

Las primeras observaciones que se conservan escritas sobre este fenómeno las realizaron los griegos, entre los que destacan Heródoto, Aristóteles y Hesíodo. En un principio se pensaba que la causa de que las golondrinas desaparecieran durante el invierno era la hibernación. Esta teoría no se desechó completamente hasta el siglo XIX, cuando se comprobó que en invierno éstas migraban a zonas más cálidas.

A pesar de que ya se sabe -y está comprobado- que estos movimientos estacionales están regulados por factores genéticos y ambientales -fundamentalmente las horas de radiación solar-, se continúan estudiando los patrones de movimiento y las rutas que cada población sigue. El método más utilizado es el anillamiento de ejemplares, otros son el seguimiento por radar y marcar con color.

Curiosidades
Los pájaros migratorios continentales de gran tamaño y sexualmente maduros se vuelven sedentarios al colonizar islas. Sin embargo, los ejemplares pequeños y también sexualmente maduros mantienen el hábito de la migración tanto en el ámbito continental como en las islas.
Las líneas de alta tensión, la instalación de molinos de viento y otras estructuras creadas por el hombre de gran tamaño como estaciones petrolíferas en alta mar provocan la variación de las rutas migratorias, pudiendo poner en peligro la llegada al destino de estos animales.
Las aves migratorias de largas distancias vuelven todos los años al mismo lugar y mantienen el mismo punto de cría -su hábitat original. Cuando son jóvenes se dispersan del grupo con el que viajan para no exceder la ocupación.
Estudios ornitológicos sobre la migración han descubierto que el control del inicio de la migración y su transcurso es un factor genético primitivo que presentan todas las aves, incluidas las que no migran.
No todas las aves migratorias son voladoras; muchas especies de pingüino y los emús -de gran tamaño, viven en Australia- también. Los pingüinos llegan a nadar más de 1000 kilómetros. Los emús se trasladan caminando cuando hay sequía.